INICIO
Acerca de Compuelite
Bajar Archivos
Camaras CCTV
Citofonia IP
Computadores
Contactenos
Gabinetes y Accesorios
Novedades este mes
Nuestros Clientes
Productos
Promociones
Redes Inalambricas
Routers Mikrotik
Switches y Cableado
Servicios
Test de Velocidad
Voz IP
Como Comprar
PORTAL de SERVICIO
Descargar TeamViewer QuickSupport
RECUPERACION DE DATOS

Veintisiete (27) años de experiencia y permanencia en el sector informático en Colombia, hacen posible que podamos ofrecerle un servicio de recuperación de datos de practicamente cualquier medio magnético con un alto porcentaje de éxito, en la Ciudad de Cali.

Nuestro amplio conocimiento en el manejo de los diferentes dispositivos y medios de almacenamiento, el uso de herramientas de Software y de Hardware adecuados y alianzas estratégicas con laboratorios líderes a nivel mundial en la recuperación física de medios, nos permiten ofrecerle el grado de profesionalismo, seriedad, seguridad y confianza que usted y su Empresa requieren en caso de una pérdida parcial o total de información.

El 11 de Sept. pone al frente la recuperación de desastres

Autor: Stacy Cowley

31/8/2002

"¿Cómo recuperará usted sus datos después de... ?" era el título de un documento publicado por Gartner Inc. en febrero 2001. Siete meses después los ataques terroristas del 11 de septiembre llenaron ese espacio en blanco, sorprendiendo a los Estados Unidos y forzando a las empresas a considerar la recuperación de desastres en una escala nunca antes imaginada.

A las 9 a.m. de esa mañana, mientras cientos de miles de empleados pasaban por el bajo Manhattan en su camino hacia el trabajo, el humo se extendía sobre la ciudad, tras el primer impacto sobre la torre norte del World Trade Center de una aeronave secuestrada. En pocas horas todo el complejo estaba en ruinas produciendo un caos en los sistemas de transporte y comunicaciones de Manhattan y una conmoción en la nación, por los terribles ataques sobre Nueva York y Washington, D.C.

"Surgió una súbita conciencia: Podríamos tener no solamente una catástrofe en un edificio, sino regional", dijo la analista Dianne McAdam, de la empresa de investigaciones de mercado Illuminata Inc. de Nashua, New Hampshire. "Lo que ocurrió con el 11 de septiembre en Manhattan fue una pérdida de las líneas telefónicas, las líneas de datos, los transportes, partes de la entera infraestructura de comunicaciones".

Incluso una catástrofe que afectaba sólo a un edificio era más de lo que CareerEngine Network Inc. podía manejar.

La pequeña empresa de desarrollos para la Web, con tres años de antigüedad, estaba ubicada en el piso 21 de la torre sur del World Trade Center, que fue alcanzada por un avión secuestrado poco después del impacto en la torre norte. Varios de la docena de empleados de la empresa normalmente hubieran estado trabajando en el momento en que comenzaron los ataques, pero una serie de demoras y problemas menores -- un niño enfermo, un tren descompuesto, un problema en el apartamento -- conspiraron para que el personal no estuviese en la oficina y resultara ileso. No obstante, la infraestructura de CareerEngine fue demolida.

"Perdimos toda la información sobre nuestros clientes. En algunos casos, ni siquiera sabíamos quién nos debía dinero y quién no. Tuvimos que tomar contacto con todos los clientes y trabajar con ellos para recrear nuestros registros", dijo George Benoit, presidente y ejecutivo principal de la compañía.

CareerEngine crea sitios Web personalizados sobre información de carreras y puestos de trabajo para empresas que publican en la Web. Estos sitios Web, alojados en forma remota, permanecieron funcionando sin interrupción, pero se perdieron los datos internos de la empresa. "Habíamos estado haciendo copias de seguridad. y luego las dejamos en el mismo lugar, en un área diferente", dijo Benoit. "Pensamos que quizás podría haber un incendio, algo como eso que hubiéramos tenido que enfrentar. Jamás pensamos que el edificio se vendría abajo".

Los dramáticos hechos del pasado 11 de septiembre impulsaron a la acción a algunos planificadores de un modo que las calamidades naturales más habituales, como los terremotos y tormentas, no lo han logrado. Las empresas estadounidenses están comenzando a tomar la recuperación de desastres tan seriamente como sus pares europeas, dijo Ken Boyd, director de soluciones avanzadas de recuperación de desastres en IBM Corp.

La bomba en el World Trade Center en 1993, conjuntamente con los ataques del año pasado, crearon un entorno que se parece a lo que las empresas europeas han enfrentado durante años con los ataques terroristas, dijo.

"Antes del 11 de septiembre, teníamos unas pocas llamadas (de planeamiento de recuperación de desastres) por semana", dijo. "Ahora estamos teniendo varias llamadas diarias".

Este ha sido el caso con el proveedor de duplicación de datos NSI software Inc. de Hoboken, Nueva Jersey. "La notoriedad de la protección y disponibilidad de datos está en su punto más alto de todos los tiempos", dijo Bob Guilbert, vicepresidente de mercadotecnia. NSI ha estado expandiendo el personal de una unidad de servicios lanzada en octubre, una oferta que atrajo rápidamente a varias docenas de clientes que buscan construir un plan de continuidad de las operaciones.

Las empresas consideran cada vez más la posibilidad de un desastre que paralice una gran área geográfica, dicen los analistas y proveedores.

"Una de las lecciones que los clientes aprendieron en cierto sentido del 11 de septiembre es que fue un desastre regional; no sólo un piso o un edificio, sino toda la infraestructura alrededor del World Trade Center", dijo Boyd.

El alcance del desastre destruyó los planes de recuperación de algunas empresas, dado que los empleados no podían llegar a los edificios para realizar tareas manuales y no podían efectuarse llamadas telefónicas de reorganización. En consecuencia, IBM ahora recalca a sus clientes la importancia de automatizar las copias de seguridad de datos, dijo Boyd.

"Uno debe preguntarse cuán automática es la recuperación de desastres que posee", dijo. "¿Cuánto se depende de que la gente tome decisiones? Porque podría ocurrir que la situación no lo permita".

Desde los ataques, IBM ha establecido un consejo de diseño técnico que examina las propuestas de recuperación de desastres que la empresa hace a sus clientes, verificando que funcionarán en condiciones reales. Los ingenieros de IBM examinan el ancho de banda que conecta los sitios primarios y de recuperación, por ejemplo, y evalúan los productos de hardware para asegurar que estos trabajarán juntos tan bien en la práctica como lo hacen en la teoràþía.

Los clientes también están ampliando las distancias entre los centros de datos, dándose cuenta que copias de seguridad en Nueva Jersey de una red ubicada en Manhattan podrían ser vulnerables, dijo McAdam de Illuminata.

En el año transcurrido desde los ataques, los clientes del área metropolitana de Nueva York han estado añadiendo centros de datos de amplia capacidad en Nueva York, Nueva Jersey o Connecticut como una medida de seguridad extra, dijo David Palermo, vicepresidente de mercadotecnia de SunGard Data Systems Inc., de Wayne, Pennsylvania, uno de los más importantes proveedores de servicios de recuperación de desastres y continuidad en las operaciones.

Hacia el final de la semana de los ataques, en los que murieron tres empleados de SunGard que estaban visitando clientes en el World Trade Center, casi 100 de los clientes de SunGard habían puesto la empresa en alerta, y 30 habían declarado desastres. La cantidad de declaraciones de desastres de acercaba a todos los que la compañía había tenido durante el año anterior completo. Luego de que SunGard compró las operaciones de recuperación de desastres de Comdisco Inc. en noviembre del año pasado y adquirió a sus clientes, estas cifras crecieron a 226 alertas con 77 desastres declarados.

La severidad del 11 de septiembre hizo que algunas empresas aumentaran los planes para implementar o mejorar sus planes de protección, pero como siempre sucede, la acción se demoró detrás de las palabras, dijo Palermo.

"Es lo mismo ocurrió con el huracán Floyd, con los terremotos, o con cualquier otro desastre. Tienen la capacidad de hacer decir a la gente, 'Mmmm, siempre hemos estado pensando hacer algo sobre esto.' Pero después de cualquiera de esos acontecimientos, muchas empresas más bien piensan sobre ello en lugar de hacer realmente algo", dijo.

Para las grandes empresas, especialmente industrias muy reglamentadas, como las de servicios financieros ubicadas en el bajo Manhattan, un planeamiento de emergencias es de rutina y forma parte de los costos de la operación. Es menos probable que las empresas medianas y pequeñas tengan planes, incluso las que no enfrentan grandes obstáculos en recuperarse de una catástrofe. Gartner estima que dos de cada cinco compañías que experimentan un desastre dejan de operar en un plazo de cinco años.

Tener un plan completo tanto para la recuperación de datos, como un sitio de trabajo de emergencia para sus empleados fuera del lugar habitual, permitió a la Asociación de Embarques de New York (NYSA, por sus siglas en inglés) volver a estar plenamente en operaciones dos días después que los ataques del 11 de septiembre destruyeron su oficina en el World Trade Center. La organización de 70 años de antigüedad, que coordina las operaciones de carga en los puertos de Nueva York y Nueva Jersey, delineó detalles luego de luchar para recuperarse de las bombas que explotaron en el World Trade Center en 1993, dijo el presidente de NYSA Frank McDonough.

Como cliente de SunGard, NYSA pudo evacuar a todos sus empleados el 11 de septiembre y reubicar a casi 100 en varios establecimientos temporales de SunGard en la región. Durante el día el personal había realizado la instalación completa de conexiones alámbricas en centros de trabajo temporal y se estaba realizando la recuperación de datos.

"No creo que haya una sola cosa que hubiésemos hecho distinto. He hablado a los técnicos varias veces sobre esto, y no hay una segunda opinión", dijo McDonough. Luego de varias reubicaciones temporales, la compañía encontró en marzo una nueva sede permanente en Iselin, Nueva Jersey, y se considera completamente recuperada de los ataques.

Pero planes tan amplios como los de NYSA son caros. SunGard tiene 15,000 puestos de trabajo de recuperación en América del Norte y Europa, pero mantener disponible una oficina física de respaldo lleva un precio que comienza en varios cientos de dólares mensuales, por cada puesto. La recuperación de datos puede ser menos costosa, los precios más bajos para un solo servidor son "unos doscientos mensuales", estimó Palermo de SunGard, pero incluso estos costos pueden ser difíciles de incorporar al presupuesto de una pequeña empresa.

"Había mucho interés (después del 11 de septiembre), y muchos proyectos en las fases de planeamiento, pero muchas empresas no aprecian lo difícil que resultará", dijo McAdam. "No se trata sólo de poner otra copia de respaldo en una ubicación remota. Algunas de las PyMEs (pequeñas y medianas empresas) cayeron en un choque de desconcierto".

Algo de esto ha evitado que CareerEngine cree planes de emergencia más amplios, aunque Benoit dice lamentar no haber tenido una estrategia antes el 11 de septiembre. Aunque los seguros y una subvención de emergencia por US$117,000 cubrieron algunas de las pérdidas de la compañía, el ejecutivo estima que su empresa perdió $1.5 millones debido a los ataques. Ese golpe financiero, conjuntamente con el deprimido clima de negocios del año pasado, forzó a CareerEngine a reducir su personal de 12 a siete, y le dejó aún menos posibilidades de reservar dinero para planeamiento en caso de desastres.

"Una cosa que remarcamos a la gente es que la 'recuperación de disastres' es recuperarse de una interrupción no planeada, mientras que la 'continuidad en las operaciones' es tener una infraestructura que admita una operación continuada 24 horas al día los siete días de la semana", dijo McAdam. "Esa es una infraestructura muy costosa de construir, pero una vez que se la tiene, realmente se obtiene recuperación de disastres gratuita. Lo que nosotros tenemos que hacer es trabajar con los clientes y hacerlos elevar su modo de pensar, pensar menos en la recuperación de disastres y más en mantener sus empresas funcionando permanentemente".

La demanda de productos que permiten operaciones ininterrumpidas está disparándose a medida que las empresas advierten su dependencia de la informática, dijo Palermo de Sun Gard.

Diez años atrás, la recuperación de desastres era buscar las cintas de las "mainframe" y reconstruir los centros de datos. Se consideraba que había 48 horas para que una empresa típica se reorganizara. Pero ahora, muchas empresas "no pueden permitirse más de algunos minutos" sin sufrir daños serios, dijo, y los sistemas de almacenamiento en línea y otras nuevas tecnologías les ayudan a crear sistemas contra fallas y otros respaldos para minimizar las interrupciones.

La cinta seguirá sirviendo a las necesidades de archivo a largo plazo, pero los precios del hardware siempre en caída, permiten considerar estrategias de almacenamiento electrónico que hubieran sido antes prohibitivamente costosas, dijo Guilbert. Considera que esa tendencia, conjuntamente con una mayor conciencia, como los más importantes cambios en el mercado después del 11 de septiembre.

"Hace un año y un medio atrás NSI ocupaba muchísimo tiempo (en las exposiciones) educando a posibles clientes. Preguntaban: '¿Qué es replicación? ¿Qué significa?' Eso ciertamente ha cambiado", dijo. "Ahora, definitivamente vemos un CIO (ejecutivo principal de información) más informado. Les pregunto qué tipo de replicación están utilizando ahora y la respuesta es 'no usamos', pero están tratando de aprender sobre toda la tecnología y las soluciones disponibles porque ahora saben que deberían estar utilizando algo".

(Ashlee Vance de San Francisco contribuyó a este artículo)